sábado, 31 de octubre de 2015

Welcome to your DOOM


Animado porque el Lector Furioso me ha pasado unas cuantas reseñas, y puesto que, en principio no tenía nada pensado que poner en Halloween, pues me he decidido a hacer una entrada sobre uno de mis juegos favoritos de siempre: Doom.


Más de uno se preguntará "Y entonces a qué viene este título del post?" Ya que como algunos sabréis es la coletilla que decía el boss del clásico de los videojuegos Altered Beast, juegazo le pese a quién le pese. Pero es que le venía al pelo y, qué coño, porque me ha salido de los huevos XD


En fin, vamos a lo que vamos. Tiremos hacia Marte a destripar demonios.

Poco hay que pueda decir sobre Doom que no se haya dicho chorrecientasmil veces. Que si es uno de los primeros FPS (First Person Shooter), engendrado después del brutal Wolfenstein que sentó las bases para ese puñetazo en la cara llamado Doom; que si es uno de los clásicos por excelencia del mundo de los videojuegos; que si ninguno de los ports que se hicieron para consola ha estado a la altura (hablo de ports, no de juegos originales como el Doom 64); es un juego cuya fórmula se ha repetido hasta la saciedad, de modo que no se calificaban los juegos como FPS, sino como "del tipo de Doom", bla bla bla. En definitiva, un juego que por más que pasen los años no solo no pierde su legión de fans, sino que no deja de ganar adeptos.

Doom hasta cuenta con su propio cómic... aunque es bastante chungo, la verdad.

Y yo entre ellos, que descubrí el Doom, como muchos a mediados de los 90, pero que no empecé a jugar realmente hasta que me acostumbré más a los juegos en 3D. Desde entonces, este título se ha convertido en mi bola antiestrés personal. ¿Enfados? ¿Depresión? ¿Aburrimiento? No hay nada más relajante y divertido que poner la dificultad nightmare, armarte con la motorsierra o la escopeta de doble cañón y teclear el maravilloso código iddqd, en otras palabras, el modo Dios

iddqd + idkfa= Win

Cualquiera que lea esto y no sea adepto a los videojuegos puede pensar "este tío está como una puta cabra, escondamos a nuestros más tiernos infantes y a nuestros mayores". Pues no, no. Uno sabe distinguir una realidad de la ficción, cosa que la gente corta de miras no es capaz, pero eso es otro cantar.


En fin, vamos a los que vamos, Doom consta de varios títulos, así tendríamos Doom, Doom II (mi favorito) y Doom 3, que se aleja de los anteriores, siendo un juego algo más enfocado al género Survival Horror, pero aun así, sin perder un ápice de entretenimiento. Cada uno engloba diferentes capítulos, con lo que en total cada juego es bastante largo y aprovechable.


Aparte de eso, tendríamos otras versiones, algunas oficiales como TNT: Evilution y The Plutonia Experiment, que fueron IWADS hechos por una comunidad de fans aprovechando el motor gráfico de Doom II. Y más recientemente tenemos Brutal Doom, un mod con gráficos mejorados, música actualizada y, como su nombre indica, más brutal y con más sangre que los anteriores, además tienes la opción de "rematar" a tus enemigos de la manera más burra posible, como los fatalities del Mortal Kombat.


Por último, no me puedo olvidar de la nueva entrega que se está preparando para esta nueva generación, llamado simplemente DOOM, no Doom 4 como muchos decíamos, y que por lo que se está pudiendo ver en varios vídeos, mama mucho del Brutal Doom, incluyendo sus característicos fatalities.


Dicho todo esto, ¿qué tiene este juego para tener tantos adeptos?

Para empezar es muy pero que muy entretenido, esa mezcla de humor negro (que será elevada a la máxima potencia en Duke Nukem), acción sin límites, terror y música Heavy Metal en midi, ha encandilado a muchos de nosotros. No puedo hablar mucho del multiplayer porque no he tenido la oportunidad de jugar en línea con más gente, solo unas cuantas partidas cooperativas, pero me he divertido mucho, mucho.

Uno de los secretos más hablados del juego, con la ayuda de un código podemos ver que se esconde John Romero, uno de los creadores del juego, como antagonista final.

Por cierto, lo de la música es algo para crear su propia entrada y es que muchas de las canciones que suenan a lo largo de la aventura, son versiones de clasicazos de Slayer, Pantera, Alice in Chains y Metallica entre otros. ¿Hay algo más épico que ir con tu escopeta de doble cañón masacrando a demonios mientras suena una versión midi de Them Bones? 


Además, no nos podemos olvidar del terror (por eso lo he incluido como entrada de Halloween) ya que, aunque hoy día no parezca gran cosa, Doom era un juego acojonante y agobiante en el que no sabías cuando ni donde te iban a salir los enemigos. Me encantan esas pantallas en las que está todo oscuro y solo se escuchan los gruñidos de los Imps, que sabes que están, pero no donde; o cuando se te acerca un Cyberdemon por primera vez y no sabes qué puñetas hacer ante semejante bicho.


Aunque para pasarlo mal, el 3 es genial. Es un juego bastante oscuro en el que tienes que estar cada dos por tres con la linterna encendida porque no sabes qué hay a tu lado, aparte, que muchos enemigos aparecen de la nada. Hasta ahí todo bien, pero mis enemigos mortales son los Trites... los puñeteros Trites, unos monstruos con cara semihumana y patas de araña que siempre aparecen en grupo. ¡Odio los Trites! ¡Y odio las arañas! ¡¡Mucho!!


En fin, vamos a dejarlo por aquí porque me puedo pasar horas y horas hablando de esta saga sin cansarme, los que me conocen lo saben. En fin, de hecho, una de las razones por las que me quiero hacer con una PS4 es para poder jugar al nuevo título de la saga (bueno... y al Fallout 4, al Metal Gear...)


Bueno, pasad un feliz Halloween, no comáis muchos dulces y cuidado conque no os encule un Baron of Hell, tiene que doler...

¡¡Coño, coño, que viene!!

 ¡Nos leemos!

2 comentarios:

  1. Tengo que hacerme con el Brutal Doom

    ResponderEliminar
  2. Me tengo que hacer con el Brutal Doom!!

    ResponderEliminar