sábado, 4 de mayo de 2019

Reseñas Primaverales

Devilman 1


La de años que habré esperado a que editasen Devilman aquí. Desde luego 2019 está siendo una grata sorpresa en cuanto a ediciones: Puño de la Estrella del Norte, Devilman y encima está anunciada 3x3 Ojos, vamos, una delicia para los fans del manga más clásico y atemporal.

Devilman nos cuenta la historia de Akira Fudo, un muchacho normal y corriente que, arrastrado por un amigo de la infancia, decide fusionarse con un demonio para combatir a las fuerzas demoníacas que poco a poco están volviendo a la vida y amenazando todo cuanto se conoce. De la fusión de Akira y Amon (uno de los demonios más fuertes del averno) aparece Devilman, convirtiendo al soso de Fudo en una autentica máquina de matar demonios. Sin embargo, no todo es tan simple como parece...


Panini ha apostado por esta licencia cuando muchos otros se habían rajado vilmente... doloroso ha sido el caso de Ivrea que nos anunció Devilman y resulta que era Devilman G un remake sin gracia y bastante chungo (y que ahí me tenéis comprándolo como un imbécil, a falta de dos tomos para completarla...), vale decir que ese manga no es nada recomendable. Eso no es el caso de la reseña que nos ocupa que, gracias a la última adaptación de Netflix, está viviendo una segunda juventud y, aunque no soy demasiado fan de dicha adaptación (está bien, pero hay momentos un poco cutres) puede ser gracias a esta que el manga se ha editado en países como EEUU y España.


La edición está genial, ya que, si la comparamos con la americana (que es la que se compró El Lector Furioso hace unos meses) esta es más fiel a la obra original. En la americana se mezclaban capítulos del manga original con algunos de Shin Devilman, consiguiendo un pastiche un poco extraño. Lo único que echo de menos es ese principio trepidante lleno de demonios destrozándose entre sí que salió en posteriores ediciones y fue el pistoletazo de salida de la primera y bestial ova que se editó en el 87.

En resumen, un manga súper recomendable con una gran edición.

Gantz: G 1


Vamos a empezar preguntando, ¿qué demonios es Gantz: G? ¿Una secuela? ¿Un Spin off? Pues... sinceramente no me ha terminado de quedar claro del todo. A ver, a todas luces es una historia alrededor de Gantz, es decir, personajes muertos, habitación con la bola negra (Gantz), un extraterrestre al que hay que dar caza... como siempre. Ahora, el problema viene cuando la protagonista es un calco de Kei Kishimoto, una de los personajes más queridos de la serie, pero no es ella, sino una chica que se llama Kei Kurona ¿?¿?¿? (para quien no lo sepa, el protagonista de la serie original se llama Kei Kurono... originalidad as its maximum).


En fin, que tiene toda la pinta que es una historia alternativa, ya que salen más personajes que recuerdan a los originales, pero con una personalidad bastante diferente.

Del manga poco se puede decir, sigue la estela del original y el dibujo no desentona en absoluto así que si te gusta la serie original, esta también te hará tilín. Además, si así os motiva más, son solo 3 tomos.

Y aquí dejo por ahora las reseñas.Otro día más y mejor.

¡Nos leemos!

martes, 9 de abril de 2019

"Tú ya estás muerto": El Puño de la Estrella del Norte

No se ni cuantos años hace ya que empecé a preguntarle a Planeta cuando iban a reeditar este mítico manga y el tenerlo al fin en mis manos se me hace raro e ilusionante.


Para los que no conozcan de qué va esta serie, Puño de la Estrella del Norte nos ofrece un futuro post apocalíptico, en el cual, tras la 3ª guerra mundial, la civilización ha quedado reducida casi a cenizas. Ahora sólo impera la ley del más fuerte, en una era de violencia y desesperación. En esta era, surge un héroe, el heredero de un arte marcial milenario conocido como Hokuto Shinken (o Puño de la Estrella del Norte), este arte marcial tiene la característica de que presionando una serie de meridianos del cuerpo, también llamados "tsubos", inflinge una serie de heridas internas que puede causar, entre otras cosas, que el cuerpo del rival estalle. Con sangriento resultado.


Nuestro héroe, marcado con 7 cicatrices en forma de osa mayor, se llama Kenshirô y va vagando sin rumbo, pero con un objetivo: recuperar a su amada Yulia quien fue secuestrada a manos de un antiguo amigo miembro de otro clan: Shin.


A medida que Kenshirô va aventurandose en otras ciudades, se va encontrando con injusticias y enemigos a los que dará caza de la manera más bestia posible. También se irán uniendo en su viaje Lin y Bat, una chica y un chico que seguirán ciegamente a nuestro héroe siendo testigos de gran parte de su leyenda.

Hasta aquí puedo contar sin meterme más en la historia, pero a medida que la trama avanza, van surgiendo nuevos personajes y enemigos más carismáticos que el anterior.


Este manga es muy conocido sobre todo por su violencia, pero es una violencia tan sumamente absurda que es imposible tomárselo en serio, de hecho, los mismos autores hacen que algunas muertes sean puramente cómicas (de sobra es conocida la expresión con la que algunos enemigos mueren, como "hidebu"). 


Además la estética mama de su época, ya que muchos enemigos, al menos los esbirros, parecen sacados de las películas de Mad Max. Es imposible ver a la banda de Zeed y no acordarse de Humungus y sus esbirros.


Ahora toca hablar un poco de la edición de Planeta Cómic.

Para la publicación en nuestro país, se han basado en la Extreme Edition, la edición más reciente que ha salido en el país nipón, que recopila la serie en 18 números. Esta decisión ha causado algo de polémica en las redes ya que muchos pedían la edición Kanzenban, que era de tan solo 14 tomos y de un tamaño algo más amplio. Sin embargo ¿acaso es peor esta edición? ¡para nada! Para empezar, es cierto que su tamaño es algo menor pero es un tamaño B6, con páginas a color, portadas creadas por el gran Tetsuo Hara para la ocasión. Es una edición muy mimada ya que fue conmemorativa del 30 aniversario de la franquicia. También creo que hay otra razón por la que no se ha editado la kanzenban y es que esta pertenecía a Sueisha y ahora los derechos de edición les pertenece a los mismos autores, que editan para Tokuma Shoten (los mismos que editaron Souten no Ken, su precuela), aunque esto no lo tengo demasiado claro, son habladurías que he leído en foros. 


Por último, pero no menos importante, es que esta edición contiene una nueva historia que se sitúa entre las dos grandes sagas de la obra, dando una especie de nexo algo más natural entre estas.

En definitiva, tenemos una gran edición para una de esas obras que todo lector de manga debería leer, sobre todo si eres de esos que creció en el boom de los años 90. Lo único reprochable es la periodicidad, no entiendo que sea cada tres meses, pero tras tantos años de espera... ¿qué mas da?


Espero que disfrutéis de este manga tanto como yo.

¡Nos leemos!

miércoles, 20 de febrero de 2019

Dragon Ball Dai Budokai

Había una época en la que no había internet como lo tenemos hoy día, la información escaseaba y si querías estar al día sobre todo si hablamos de manga y anime, era a través de los fanzines. 

Durante mi adolescencia, he tirado de fanzines y especiales para saber más de mis mangas favoritos y ya, si hablamos de Dragon Ball, apaga y vámonos.

Este fue el primer fanzine dedicado a Dragon Ball que me compré en mi tierna infancia/adolescencia. Lo devoré como si no hubiese un mañana.

Esta tendencia, ha ido cambiando a lo largo de los años, hoy día siguen saliendo libros y libros de la saga, pero con la diferencia que siento que la gran mayoría tienen poco o nada que aportarme. No es el caso de las enciclopedias oficiales (o compendios) que ha editado Planeta o las guías que editaron como complemento a la edición Kanzenban. Estas cosillas oficiales, sí que las sigo consumiendo, pero los que son libros escritos por el aficionado medio, ya no. Hay kilos y kilos de especiales sobre la obra de Toriyama y, realmente, pocos de ellos consiguen captar mi atención; no porque piense que estén mal hechos ni nada por el estilo, no dudo que el trabajo de estos escritores sea más que óptimo, sino por lo que he mencionado más arriba, poco o nada tienen que aportarme.

Ya había ganas de completar estos compendios. Lástima los destrozos que han hecho con algunas cosas (¿¿¡¡Qué coño es eso de Vegerot!!??)

Ahí es donde entra el tomo que nos ocupa: Dai Budokai. Este es un tomo que se encarga de hacer un repaso a todos los videojuegos basados en Dragon Ball, o en los que algún personaje de la serie haga aparición.


El libro abarca desde los juegos de 8 bits hasta los más modernos de hoy día, pasando por consolas, móviles e incluso recreativas.

Esto es por lo que el libro me ha sorprendido gratamente y me está encantando (aun no lo he terminado, pero me quedan pocos juegos, ya que voy saltando a los análisis que más me interesan). sus autores: Daniel Quesada y Antonio Sánchez-Migallón han hecho un gran trabajo, dado que no es tarea fácil hablar de todos y cada uno de los juegos habidos y por haber de la saga. Sobre todo de los más desconocidos y más exclusivos.


El concepto es interesante, porque se centra en algo que, al menos en España, solo se habían encontrado unas cuantas referencias (la mayoría breves) en algún que otro libro. De hecho, muchos de los juegos que se mencionaban (al menos hasta 1995) los conocí por eso, por alguna sección dentro de algún libro dedicado a Dragon Ball, pero mencionados, pocas veces analizados al detalle. Esa, sin duda, es la gran baza de este libro, el presentar algo que no se ha trillado demasiado. 


Me encanta que además, adjunten trozos de los mismos artículos que ya le dedicaron en Hobby Consolas. Lo único malo, ya que ocuparía mucho espacio, es que no han podido adjuntar los mismos y el fragmento que colocan apenas se puede leer (lástima, porque hubiese sido un extra muy suculento).


En resumen, Dai Budokai es una delicia para los fans de Dragon Ball que, como yo, no están tan puestos en videojuegos de la franquicia, te da una pequeña oportunidad de sumergirte y descubrir o redescubrir desde otro punto de vista, joyas del pasado o incluso del presente (que aun no he jugado al FighterZ).

Ojalá que siga esta tendencia y viésemos en un futuro no muy lejano, un libro dedicado al merchandising de Dragon Ball, al menos el que vimos en España (en plan cromos, esos muñecos de ABToys, tazos y demás barbaridades de los 90). Ese material, detallado como los juegos en este libro, da para un par de volúmenes mínimo. Conmigo contarían seguro.



Me encantaría un libro que detallase todo este merchandising cutre pero ultracarismático que nos llegó en esa época.

¡Nos leemos!

sábado, 2 de febrero de 2019

Dragon Ball Super: Broly

 
Tras un tiempecito de espera, ayer ya pude ver el nuevo largometraje de Dragon Ball, esperado por muchos ya que volvía a la franquicia uno de los personajes más queridos de las películas de Dragon Ball, Broly; y esta vez encima, viene para ser un personaje canon, es decir, que ahora SÍ formaría parte de la historia oficial y no sólo de las películas (que bien es sabido, que todos los hechos de las películas no son oficiales, al menos hasta Batle of Gods).


A PARTIR DE AQUÍ VA A HABER ALGÚN QUE OTRO SPOILER

La marca "Super" en Dragon Ball no me ha causado alegrías, precisamente. Es más, aunque al principio estaba esceptico, lo que iban mostrando de la película tenía muy buena pinta, la verdad. Los diseños que iban mostrando, parecían sacados del manga, con un toque muy noventero y la animación no se veía nada mal. Además, los cambios en el diseño de Broly, no eran nada del otro jueves, lo que sí me echaba para atrás eran dos cosas: la nueva historia de Broly (ya me empezaba a oler mal) y el ver de nuevo a Freezer tocando la huevada... en serio, quieren ahora convertir a Freezer en otro Poochie? No menos importante, anunciaban oooooooooooooooootra vuelta de tuerca del genocidio Saiyan con oooooooooooooootra vuelta de tuerca sobre el como se fue Goku a la tierra.

Esta imagen bien podría ser de Dragon Ball Z, pero no, es de la peli, con lo cual con cosas como esta estaba encantado.

En fin, pensaba que eran cosas que podrían pasar un poco desapercibido y más cuando los mismos putos lumbreras de Bandai se encargaron de hacer un gran GRAN spoiler a todo el fandom: El regreso de Gogeta (la fusión de Goku y Vegeta).

Maravillosa idea del imbécil que pensó que estaba bien poner esta imagen de portada de un vídeo.

O sea, que estábamos ante un largo que mezclaba dos de las películas más grandes de la franquicia: Broly vs Gogeta... tío, se me hacía la boca agua, no lo voy a negar.

Sin más, me metí en el cine, en una de las escasas sesiones para ver la peli, teniendo en el asiento de atrás a un niño que, si bien habría que verme en su lugar con esa edad, no paró de hablar en la hora y 40 minutos que dura el film.


Empezó la peli con la invasión de Freezer al planeta Vegeta y el origen de Broly, que no era muy diferente al original: No querían que Broly hiciera sombra a Vegeta y se libran de él mandándolo a un planeta remoto para que muera. Bueno, lo compro, sin embargo, me parece más crudo el original en el que intentaron cometer un infanticidio, asesinando a padre y a hijo, pero esto es "super", hay que edulcorarlo.

A todo esto, ¿me decís qué cojones hacen los saiyans con pistolitas? ¡¡amosvenga!!


Tras ese maravilloso opening que me sacó una carcajada en mitad del cine (con ese rótulo que parece que esté en times new roman), empieza la peli de verdad.

Bulma y Freezer van tras las bolas de dragón por diversos motivos: el de Bulma, rejuvenecer 5 años, el de Freezer... crecer 5 centímetros... Inmediatamente, eso nos recuerda al general Red de la Red Ribbon, verdad? con la diferencia de que al escuchar semejante gilipollez, su subalterno el general Black, le metió un tiro entre ceja y ceja. Alguien del ejercito de Freezer debería haber hecho en ese momento lo mismo... o con el guionista de la película (sea Toriyama o el negro que haya escrito esta mierda por él).

Lo épico que era el especial de TV y lo insulso que es este nuevo origen.

Tras esa absoluta ridiculez, se nos presentan a los nuevos secundarios que encuentran a Broly y su padre Paragus en aquel planeta inhóspito. Los secundarios, una chica y un viejuno. La chica, que dicho sea de paso, tiene pinta de ser el "interés amoroso" de Broly (me he adelantado a acontecimientos, pero es que... tiene telita la peli de marras).


Broly es llevado ante Freezer que lo quiere en su ejercito y allí se nos presenta un Broly, salvaje... pero no salvaje de despiadado... no, una especie de Tarzán simplón que no sabe ni lo que es el agua y que quiere a su Papá y su amiguito el monstruo (las pieles que lleva, son la oreja del mismo, que Paragus se la arrebató porque distraía al niño). Ya empezaba a revolverme en el asiento más de lo normal.

Finalmente, empieza lo que queríamos, las hostias como panes bimbos. Empieza la acción, con buenas dosis de animación, pero algo falla. Parecía una lucha carente de peligro, como un Torneo de Artes Marciales pero en malo, ya que los torneos, solían ser épicos. Un tipo de lucha que no se explicarla, pero que se ve muy palpable en Dragon Ball Super, es decir, ni una gota de sangre, y todo muy light.


La guinda a esto la pone Goku con su rebuzno "se ve que eres buena persona" ¿¡¡¡Pero qué coño!!!? 

Vamos a ir un poco al pasado, cuando las pelis de Broly. Broly era un demonio. Era lo que le daba ese carisma, un personaje que al perder el control, lo perdía del todo y se volvía completamente malvado, sin razón alguna y estaba obsesionado con Kakarot (Goku) por joderle los tímpanos con tanto lloriqueo (no literalmente, pero algo se fastidió en su cerebro por culpa de Goku).


Volvamos a la peli. Al ver Freezer que Broly va perdiendo, se acuerda de que con ataques de cólera, un Saiyan puede superar sus limites y dicho esto mata a Paragus de la manera más anticlimática de todos los tiempos, no contento, se pone en plan "acusica" diciendo "han matado tu padre". En ese momento Broly se vuelve loco y saca todo su poder, empieza a atacar a todo y a todos (incluyendo a Freezer, se la pela).


Al ver que la cosa se salía de madre, Goku urde un plan, usar el Shunkanido para teletransportarse junto a Vegeta y enseñarle la Fusión. Tras dos intentos fallidos (vaaaaaaaya, qué sorpresa eh?), aparece Gogeta, que vuelve al campo de batalla y empieza a darse caricias con Broly. La batalla se inclina a favor de la fusión y cuando están a punto de darle el golpe de gracia, el interés amoroso de Broly, invoca al Dragón y le pide teletransportar a Broly de nuevo a su planeta inhóspito, salvándole la vida y teniendo ahí al personaje por si en alguna saga se tercia que vuelva a salir.

Al final, Freezer se retira como quien coge el bus para volverse al pueblo, la chica y el viejo que han ayudado a Broly van en su búsqueda para vivir con él (viejales, deja a la parejita, que tres son multitud) y en la escena final Goku se teletransporta al planeta para llevarles víveres y demás cosas en cápsulas Hoi Poi. Goku y Broly tan amigos y el primero termina presentándose como "Goku o Kakarot" en un cierto guiño a la palabra favorita del Broly original.

Sinceramente, esperaba que la película no superase mis expectativas, pero es que ha sido peor.

Desglosándola por partes, por un lado la música carece de fuerza y el tema principal parece de un anime para chicas más que ser algo de Dragon Ball. Los personajes secundarios son ciertamente vomitivos y lo único que aportan es ese toque infantil para que la chavalada se ría un poco y saquen sus fanfics.

Broly, ¿qué voy a decir de Broly? Es un personaje que no es así. Es uno de los villanos más míticos por eso mismo, por ser un villano. Este sujeto, no ha dado la sensación de ser un enemigo en ningún momento. Esto es una dinámica que empezó con el especial de "Goku y sus amigos vuelven" (Doragon Bōru: Ossu! Kaette Kita Son Gokū to Nakama-tachi!!) que, desde entonces se ha ido repitiendo durante las películas y en todo Dragon Ball Super, ¿dónde están los villanos? 


En el manga original teníamos a Freezer, Cell, Buu, personajes que tenían que ser destruidos de la faz de la tierra. E incluso, aunque no sean canon, los personajes de las pelis, Cooler, Janemba, Broly... No son personajes que busquen una redención para convertirse en héroes. No hay héroes si no hay villanos y ciertamente en super, no los hay. Solo han salido "Freezer" y Black. El primero un intento de reciclado que no va a ninguna parte, el segundo, el enemigo menos carismático de todo el universo Dragon Ball.

No entiendo la diferencia que hay entre el nuevo Gogeta y este, que parece mucho más maduro y fuerte. No entiendo la razón de cambiar un personaje tan bien diseñado.

No se si esta dinámica es debida a los estándares que hay hoy día en los mangas actuales o qué. Pero es que Dragon Ball no es One Piece, ni Naruto, ni la serie del momento que sea ahora. Dragon Ball es Dragon Ball y no están dejando a esta serie que sea como debe ser.

Antes de finalizar, os diré que me fastidia, realmente me fastidia tener que hacer este tipo de crítica. Creedme que quería que me gustase, estaba abierto a muchas cosas, pero salí del cine sin saber qué pensar. Las caras de la gente parecían de satisfacción, sin embargo, salí tan aturdido que no sabía ni por dónde salir del recinto (verídico XD). 

Lo peor de todo esto, es que, por este maldito coleccionismo, terminaré pasando por caja seguramente para una de esas ediciones coleccionistas tan baratas de Selecta Visión.

Ya me he resignado que esto no va a volver a ser lo que era jamás, pero siempre me quedará la serie original y hagan lo que hagan, guionice quien lo guionice, eso no me lo van quitar. 

¡Toei y Shonen Jump, idos a tomar por culo!

¡Nos leemos!

miércoles, 23 de enero de 2019

Captain Tsubasa Rising Sun


Tras un tiempo sin leer nada nuevo de esta serie emblemática al salir ya escaldado de leer lo mismo de siempre una y otra vez (pero esta vez casi peor), dejé la serie tras los hechos de "Captain Tsubasa En La Liga" que me dejó cansado y decepcionado al ver que la serie iba "involucionando" a pasos agigantados.

Sin embargo, gracias a la aparición del juego de Smartphone "Captain Tsubasa Dream Team" me volví a enganchar a esta serie y si a esto le uníamos que se anunció una nueva serie animada (que actualmente lleva ya unos cuantos episodios) pues apaga y vámonos.

Así casi sin quererlo, volví a meterme un poco en el mundillo de la serie, a ver qué tal iba la cosa, y la cosa prometía, por fin había terminado el tedioso arco de la Liga Española y había empezado el de los Juegos Olímpicos. Volvían los enfrentamientos de selecciones que tanto me gustaban y que tanto echaba de menos, ya que desde World Youth, no habíamos visto una ronda final, y hablamos de una serie de mediados de los 90. Así que me descargué lo que había (a día de hoy hay hasta el tomo 10, aproximadamente) y empecé a leer, ya que la premisa me llamaba la atención y había visto cosas tan prometedoras como un partido entre la Alemania de Schenider y Brasil de Santana, Naturezza y Rivaul (odio los nombres semireales, me recuerdan al PRO de finales de los 90). 

Esto pintaba muy guay

ADVERTENCIA ANTES DE EMPEZAR, VA A HABER SPOILERS.

Total, que empecé a leerme y aun quedaban los últimos coletazos de una liga que no acababa nuuuuuuuuuuuuuuuuuuuncaaaaaaaaa. Una temporada de Liga que empezó en el año 2000 o así y ha acabado 17 años después. Tócate los huevos.

Claro que sí, dile a toda la afición culé dónde vives. A tu mujer embarazada le tiene que hacer una gracia...
 
Tras eso, empiezan los partidos preparatorios contra México en el que el entrenador Kira vuelve a probar eso de que Wakashimazu (Ed Warner pa quien no sepa los nombres japos) juegue de delantero. Cosa que no me gusta en absoluto (¿es que el autor no vio nunca a Molina, el portero de España hace años, jugar de extremo?).

Tanto alcohol te ha quemado las neuronas.
 
Después de esa prueba intrascendente, empiezan los juegos (al fiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiin) Y empieza con un partidazo, Japón vs Holanda... o al menos a priori, ya que el partido me parece de lo menos épico que hay en el mundo con unas técnicas que ya no rallan lo absurdo, directamente me parecen una gilipollez y, como he pensado más de una vez, creo que alguien le debería dar a Yoichi Takahashi un manual con las normas de un partido de fútbol, eso y ver un partido de verdad, que cada vez me queda más claro, que eso de ver partidos, lo hace poco, la verdad (los resúmenes del Marca no cuentan Sr Takahashi).

Y mira que tenía ganas de ver a Cruyfford en acción, que ya nos quedamos con las ganas en aquel World Youth, pero es que es un personaje totalmente chungo y lo único que hace es, aparte de jugar solo, llorar la muerte de su hermano, fallecido en un accidente de coche (de nuevo, Sr Takahashi, hay más maneras de morir que en un accidente, ¿eh? Que trauma con los coches...).

¿Os acordáis de ese tomo de Hollanda Youth? Se presentaba un equipo más o menos sólido con montones de jugadores a tener en cuenta, pues bien, ni uno, aquí ni uno hace nada y el ver a un portero de esa selección gritando, "me pongo para que me de en algún lado" me tocó la huevada.

Pero vamos, la cosa no hace más que mejorar, tras ese partido empieza la "revancha" de Argentina de nuevo contra Japón, que no se veían las caras desde el campeonato sub 16. y el partido es... un calco que su anterior enfrentamiento. Muchos goles, todos marcados por Díaz, que hasta mete un gol con la mano a lo Maradona. (Sr. Takahashi, ya existe el VAR ¡¡joder!!).


Total, que tras dos partidos que me hicieron que quisiera coger mi tablet y reventarla contra el suelo (y tras el intrascendente tercer enfrentamiento del grupo de Japón contra Nigeria) llega el partido de Brasil contra Alemania (no, no se repitió el 7-0 del mundial, pero hubiese molado) y ese es el único partido que he visto realmente emocionante, también es que muchos de los jugadores de ambos equipos son mucho más carismáticos que cualquier personaje nuevo, además, le tengo un especial cariño a la Alemania de Schneider, Kaltz, Muller y cia (esos eran personajes buenos y no el cambiar el nombre de un jugador profesional levemente y hacerle hasta un calco físicamente...o bueno, es un decir, porque ver a la Bruja Verón y Simeone con este estilo de dibujo me ha sacado más de una carcajada).

Tras ese partido, la cosa continúa con las eliminatorias de cuartos de final. España da la vuelta a un marcador adverso y termina goleando a México gracias a Michael, el jugador-cura que regatea con los pies encima del balón (XD). Se ve que este es el próximo rival a batir, pero puestos a coger un rival español, ¿no podrían haber cogido a uno con un background algo menos ridículo?


El último partido por el momento es el enfrentamiento entre Japón y Alemania, otros rivales que no se enfrentan desde la final del campeonato sub 16 y bueno, me está dejando sentimientos encontrados, por una parte me está gustando que hasta el momento haya pocos goles (solo uno) pero es que no me transmite demasiada epicidad, de hecho estoy deseando que acaben ya con este para pasar al siguiente. Y la nueva técnica de Tsubasa y Misaki me ha dejado con cara de "Meh" mucho rizar el rizo cuando preferiría menos técnicas y más fútbol.


Y hasta aquí he llegado a leer, hay capítulos nuevos, pero me da pereza leerlos de uno en uno, así que estoy esperando que se acumulen unos cuantos. Hay muchos más aspectos negativos que positivos, voy a intentar desglosarlos.

LOS PERSONAJES

Los clásicos siguen básicamente igual, es más poco o nada han evolucionado, por parte de Japón Tsubasa ya ha demostrado que es el mayor expoliador de técnicas futboleras, ya sin practicar, lo que ve lo imita. Muy original el caballero.


Teniendo a personajes repartidos por el mundo, han decidido prescindir de personajes como Akai para meter a otros dos, que, para mi gusto, pasan sin pena ni gloria (vamos, lo que le pasó a Akai). El rollo de meter de delantero a Wakashimazu me parece un mojón de época, eso es para que los fans no chillen con el enfrentamiento contra Wakabayashi por ser el portero de la selección, sin embargo, ha perdido esa parte de drama y chicha que le daba esa competición y rivalidad, mucho más que esta salida fácil.


En cuanto a los nuevos, no les veo con nada de carisma, sobretodo si contamos que la gran mayoría de personajes nuevos son personajes "reales" con nombre cambiado (Zedane, Rivaul, RobeCaro, Calliusas... todos de rabiosa actualidad). Eso no es lo más sangrante, lo más sangrante es la actitud que le han dado. Si no se va a parecer a su homónimo, pues cambiale el nombre, el aspecto y otras cosas. Todos sabemos que Díaz es Maradona, pero ni su aspecto físico ni su nombre se parecen (y ya ni hablemos de eso de saber perder) ¿Tanto costaba hacer algo así? Ya me tocó la moral ver a Del Bosque como un tío que perdía los nervios y no sabía controlar el partido en la serie de "En La Liga" o, en esta, ver a Edgar Davids dorándole la píldora y aceptando órdenes de un niñato como Cruyfford (en la vida real, un jugador profesional no sería tan condescendiente).

¿Velaskeh soi guapa?

¿FUTBOL?

Sí, lo pongo con interrogante porque fútbol como tal he visto poco, he visto una serie de páginas con piruetas muy bonitas, pero poco más. Más de uno pensaréis "pero si esto ha sido siempre así" Sí y no. Es cierto que esta serie ha sido siempre irreal, con técnicas voladoras muy bastas, pero es que desde hace años la serie había dejado de ser shonen para publicarse en una revista seinen, es decir, más adulta.


Al principio esto se dejaba ver ya que el comienzo de Road to 2002 supuso un antes y un después para muchos jugadores, Tsubasa se vio relegado al Barça B por su cabezonería de querer competir contra Rivaul por el puesto de mediapunta, Hyuga no era válido para la serie A del Calcio italiano y lo relegaron a la Reggina en la serie C y Wakabayashi por hacerse el chulo y salir a rematar en una jugada, le plantaron un gol desde casi el centro del campo, lo que hizo perder la confianza del entrenador, mientras que Schenider le ronda como una mosca cojonera para que fiche por el Bayern Munich (otra cosa que no me mola, los equipos reales, hubiesen sido mejor inventados).

Que grima da este careto. Antes Takeshi no tenía cara de meterse una mezcla de speed y crack antes de los partidos.

Lo dicho, ese comienzo era bestial e interesante, pero eso poco a poco se ha ido simplificando a un ballet absurdo y a tiros especiales que serían propios de un shonen, con lo cual se nota la escasa capacidad del autor por hacer algo interesante de verdad. Otra cosa es lo comentado, las reglas se las pasa por el arco del triunfo: dónde va un jugador no federado y que no ha jugado en todo el año ni entrenado ni nada y que debute en el último partido de liga, porque sí. Ah y lo seleccionan para los juegos Olímpicos, di que sí, esa es una lista bien hecha.


Lo último en este aspecto es el papel de los entrenadores, están... porque tiene que haber alguien, vamos. Pero ni decisión ni táctica ni nada, a dejarlos libres como chiquillos correteando por el campo. Ya pasará algo, o si hay que cambiar de táctica, ya te lo dirán los jugadores, que tú no cuentas. Sigh, echo de menos al entrenador Kira cuando era un borrachuzo.

EL DIBUJO

Lo he dicho miles de veces, el dibujo de este hombre ha ido involucionando, al igual que le ha pasado a otro de esos autores clásicos como Masaomi Kurumada (de Saint Seiya) el dibujo se queda anticuado, sin embargo es que no solo se queda anticuado en este caso, sino que todos los personajes tienen el mismo tipo de cara, las diferencias cada vez son menores y, lo comentado antes, ver jugadores reales con "carita de tsubasa" me parece muy chungo.

Clavaos

En resumen, que podría estar despotricando aquí todo el día. Me da rabia escribir una reseña puteando tanto una serie que siempre me ha gustado, pero es que no podía dejar de expresar mi malestar al ver como va degenerando cada vez más. A ver si termina esta serie, y hace una con la copa del mundo que le de el mundial de una vez, poniendo punto y final. Algo que es muy necesario para esta serie.

¡Nos leemos!