miércoles, 22 de octubre de 2014

Capitán América de Ed Brubaker

Creo que toda etapa del cómic de super héroes tiene un autor característico cuya etapa se recuerda por encima de otras, así tenemos por ejemplo a Chris Claremont al frente de La Patrulla X o Frank Miller con Daredevil. Del mismo modo, podríamos decir que la etapa en la que Ed Brubaker ha estado al frente del Capitán América, ha sido una de las más gloriosas.


Es cierto que nunca he seguido las aventuras del centinela de la libertad con mucha asiduidad, solo algunas etapas como la de Roger Stern y algunos números sueltos. Pero es que siempre he preferido seguir a Steve Rogers en Los Vengadores.

Sin embargo, esta etapa, desde hace tiempo me tenía muy intrigado, y es que no escuchaba más que buenas críticas y había varias cosas que me llamaban la atención; sobre todo la incursión del soldado de invierno y por otro lado, el asesinato del Capi, algo que conmocionó a muchos lectores y cabreó a muchos otros (sobre todo a los españoles, ya que el spoiler nos vino con varios meses de antelación).



Lo malo, es que por una razón u otra, aun no había podido empezar a leer esta etapa, cosa que he solucionado este año, o mejor dicho hace cosa de un par de meses, y es que empecé a leerme esta etapa y no me la he leído, la he engullido completamente. Los 88 números (de la edición de Panini) más los especiales han ido cayendo uno a uno hasta completar toda la etapa.


Una cosa he de decir, que lo he comentado en entradas anteriores, uno de los elementos que hacen tan geniales esta etapa es que parece que en todo momento estás viendo una película (o una serie de las buenas). Por otro lado, los personajes son la leche, y no me sobra ninguno, pero hay un nombre que brilla entre todos, y no es el de Steve Rogers sino el de James Buchanan Barnes, alias Bucky


El resucitar a este personaje fue una apuesta arriesgada, pero ha funcionado ¡y vaya que si ha funcionado bien! Era un personaje que sabía que existió y poco más, pensaba que era el típico sidekick que se termina haciendo prescindible u odioso. Nada más lejos. Quitándose su rol de sidekick de un plomazo, Bucky adquiere una importancia y un protagonismo que lo ha elevado a uno de los personajes que a día de hoy más me atrae del mundo Marvel. 


Aunque los villanos tampoco se quedan atrás, y es que he descubierto que Cráneo Rojo no es el único supervillano que tiene el capi: Calavera y, sobre todo, Pecado, se han presentado como unos grandísimos villanos y unos tocapelotas de cuidado.


En cuanto a las sagas, ya lo comenté en otra entrada, me encantan una barbaridad hasta la saga "La muerte del Sueño", la historia en general va viento en popa, ayudado por los numerosos flashbacks que ayudan a entender aun más la situación, sobre todo si no has sido muy lector de esta serie, como ha sido mi caso. Después con la incursión del crossover Asedio la serie para mi gusto sufre un pequeño bajón para mi gusto, pero nada de importancia. De hecho los 63 números del volumen 7 de Panini me parecen geniales (a excepción de esos números autoconclusivos que no están guionizados por Ed Brubaker).


Sin embargo, en el llamado "volumen 8" de Panini (que serían la continuación del Volumen 5 y 6 USA) las sagas se hacen un poco más coñazos, sobre todo después de Gulag, la última gran saga con Barnes llevando el escudo. Esos últimos 12 números, lejos de ser un final apoteósico, dejan un sabor de boca un poco amargo ya que no está a la altura del resto. Es perfectamente normal que después de tanto tiempo la serie sufra altibajos, pero el final deja mucho que desear. Aunque no es eso lo más curioso, y es que al final del tomo "Renacimiento" Rogers tiene una visión profética del futuro que estaba por llegar, lo cual es curioso porque dicho futuro, que prometía ser una saga brutal, no se llegó a ver finalmente. Ignoro si la han terminado desarrollando posteriormente o si acaso se refería al crossover "Miedo Encarnado", pero tiene la pinta de que no.


Y hablando de "Miedo Encarnado", es casi vergonzoso el cómo se quitan a Bucky de en medio en esta saga. Es verdad que la primera película de El Capitán América estaba por estrenarse y no era plan el no tener a Rogers detrás de la máscara en los cómics, pero podrían haberle dado un poco más de dignidad. Menos mal que eso se soluciona en la miniserie "El Soldado de Invierno" que protagoniza el mismo Bucky junto a La Viuda Negra.


Dicha miniserie, para mí supuso el perfecto punto y final para esta maravillosa etapa en la que Ed Brubaker ha estado al frente del centinela de la libertad.


En definitiva, si te gusta Marvel o en general los cómics de super héroes, esta es una etapa que recomendaría totalmente; e incluso a los que no son fan de los cómics de super héroes, también.

¡Nos leemos!

martes, 21 de octubre de 2014

TABOO 7: Más Nocivo que un Bocata de Plutonio

Taboo 7 es un número editado agónicamente en una industria cada vez más hundida en una crisis creativa de proporciones pavorosas. Es además el último número publicado por Tundra Publishing, sufriendo además la publicación un parón que se prolongó durante tres larguísimos años.


En lo que atañe a contenidos, Taboo sigue su marcha con firmeza: From Hell nos ofrece otro buen capítulo, aunque no puede decirse lo mismo de The Lost Girls que, pese al excelente arte de Melinda Gebbie, comienza a mostrar los primeros síntomas de estancamiento y repetición que finalmente acabarán por invalidar la serie por completo.

Ambas series acaban aquí su publicación en Taboo y pasarán muchos años antes de su finalización. Al menos corrieron más suerte que el otro gran proyecto de Moore por aquella época, Big Numbers, eternamente inconcluso y cuya trágica y corta vida, con estampida de dibujantes, destrucción de originales, y un guión que se desinflaba como un globo barato, daría para un libro.


Through the habitrails nos ofrece dos extraordinarios capítulos: el primero de ellos, Be creative, de lectura absolutamente prohibida un domingo por la noche bajo riesgo de feroz depresión. El segundo, el apocalíptico  y corrosivo Escape2 le valió incluso una nominación a los premios Eisner.


Por cierto, no estaría de más recordar que Taboo ganó en 1993 el premio Eisner a la mejor antología. Poco es para una publicación de tanta valía.

¿Qué puedo decir de la abominable Sweenie Tod? 1) Gracias a Dios no conoció continuación; 2) El “guión” de Neil Gaiman, nefasto especialista en fantasía para góticas quinceañeras, es de una imbecilidad, una pretenciosidad y un narcisismo aterradores y 3) ¿Qué demonios hace el gran Michael Zulli perdiendo el tiempo en esta estupidez, en vez de finalizar la Obra Maestra Puma Blues?



Y hay más, mucho más: Bad thing… que guarrada de historia con ese bicho asqueroso que atraviesa a sus víctimas de parte a parte, The music loving spider, que supone un antinatural encuentro entre la línea clara, La cosa y Cabeza Borradora, la muy turbia A good christian, que parece realizada por un asesino en serie…

Para terminar, lo mejor. Si teneis suerte, mucha suerte, y podeis conseguir un ejemplar de la primera tirada de este 7º volumen os encontrareis con un encarte que contiene nada menos que el primer cómic largo de Stephen Bissette desde que dejara La cosa del pantano. A life in black and White, realizado en 24 horas es un relato magistral sobre un pobre desgraciado y su ángel de la guarda que solo puede ser calificado de hijo de la gran puta (o su exquisita variedad de hispánicos sinónimos). 26 páginas sensibles, poéticas, salvajes, de crudeza casi insoportable y lirismo fatalista que  no excluye dosis de humor negro negrísimo y de una calidad cegadora. Si no pudierais encontrarlo en las páginas de Taboo, indicar que fue reeditado a mediados de los 90 en el nº 2 de la colección Spiderbaby Comix. Adjunto encontrareis el enlace para el listado completo de los 24 hours comics


Volvemos la semana que viene con TABOO 8: Y AL TERCER AÑO RESUCITÓ… CON FURIA SANGRIENTA.

By El Lector Furioso

martes, 14 de octubre de 2014

TABOO 6: Terror en Serie

Una portada asquerosa y malsana, que me evocó los tormentos de un tío Frank hecho jirones sanguinolentos y aún palpitantes en el Infierno de los Cenobitas, es la peculiar bienvenida que nos brinda este sexto tomo de Taboo.


En cuanto al contenido, sorprende que más de la mitad de las páginas estén dedicadas a las series en curso (y que quedaron todas ellas tristemente inconclusas, debiendo encontrar, en el mejor de los casos, su finalización fuera de las páginas de la revista). From Hell sigue siendo la mejor de todas ellas. Alan Moore se deja de pamplinas pseudomísticas y nos regala el relato magistral, conmovedor y patético de las últimas horas de vida de la desdichada Polly Ann Nichols, primera víctima de Jack El Destripador.


The Lost Girls, también de Moore, aún no había perdido su frescura y nos ofrece un excitante capítulo, repleto de sana pornografía, humor y soluciones visuales tan imaginativas como el cachondo e hilarante juego sexual de las sombras, que se ofrecen como contrapunto maliciosamente irónico de una pareja en crisis. Un 10, por cierto, para Melinda Gebbie, por el extraordinario dibujo y color que, incido nuevamente, queda mucho mejor en papel satinado que en el papel poroso con el que finalmente fue editada la obra hace unos años.


Y la tercera en discordia, Through the habitrails, no se queda atrás en cuanto a excelencia. Dos grandes capítulos: De un lado, Futile Love, incisivo comentario sobre las siempre complicadas relaciones hombre-mujer, con el agravante del entorno laboral y que provoca en el lector un desagradable deja vu, pero no por la historia en sí, sino por las reflexiones que su lectura provoca. De otro, Escape 1: El Muerte, demencial recuento de un idílico paseo de una tarde libre que degenera en una regocijantemente apocalíptica sesión de diapositivas alienantes.


Del resto, una aportación de Neil Gaiman y otra de su hija (con 5 años), ambas solo para fans del autor de Sandman entre los cuales, orgullosamente me excluyo ( y si teneis suerte, existe una tirada limitada de Taboo 6 que incluye un encarte con un avance de la siguiente serie del duo Gaiman-Zulli, Sweenie Todd, de la que hablaré en Taboo 7), y sobre todo, la estupenda The cat woman returns, muy de agradecer recuperación de nada menos que el primer cómic de Charles Burns, nunca antes publicado. Una  fotonovela enfermiza y psicopática realizada en 1979, que anticipa muchos de los logros de su estupendo, aunque últimamente demasiado repetitivo, autor  que nos ha regalado algunas de las páginas más atractivas y oscuras del reciente cómic americano y entre las que caben destacarse dos obras irrepetibles y maestras: El club de la sangre (incluida en las páginas del tomo Big Baby) y la colosal Agujero Negro, que encontró, no por casualidad, su origen en las páginas de Taboo, como ya comentamos.



Y la semana que viene, más Taboo con TABOO 7:MÁS NOCIVO QUE UN BOCATA DE PLUTONIO

By El Lector Furioso

martes, 7 de octubre de 2014

TABOO SPECIAL: Humor in a Yugular Vein

Retomamos Taboo después de un día sin internet y ninguno de los dos colaboradores del blog tenemos ordenador en casa. así que con un "ligero y grasioso retraso" va el Taboo Special:


Aunque el humor (negrísimo) de una manera u otra estaba presente en alguna de las historias publicadas hasta la fecha, nunca antes había sido tan predominante como en este extraño e irregular número especial.

Arrancamos con el siempre excelente Eddie Campbell y su hilarante relato a dos voces, Horror Story (no confundir con la homónima Obra Maestra de los Hermanos Calatrava), que nos hace reir con un tétrico suceso real: un problema de cañerías provocó que las aguas del lago artificial de Camberra, orgullo de la nación Australiana, se inundasen de restos de cadáveres de una morgue cercana. Seguimos con la maravillosa Cliff´s Wild Life, con su atractivo estilo cartoon y su imparable y muy imaginativa sucesión de situaciones absurdas e imposibles que nos demuestran que, con talento, el humor puede aflorar… hasta en una historia sobre la profanación de un cadáver.

Tras el momento serio de Want, relato de vampiros muy bien dibujado, Jeff Nicholson vuelve a la carga con otro patéticamente cómico capítulo “demasiado humano”  de su serie Through the habitrails, centrado en esta ocasión en un odioso personaje conocido como “La condenada” con el que seguro que, desgraciadamente, todos hemos topado alguna vez en la vida.


Mark Bodé, hijo del mítico dibujante underground Vaughn Bodé (y si no habéis visto la película de Ralph Bakshi Los hechiceros de la guerra, inspirada en sus personajes Cheech Wizard y Cobalt 90, dejad de leer inmediatamente y poneos a buscarla), nos trae en I have a dream la historia que haría a Martin Luther King levantarse de la tumba con ansias homicidas.




A day´s work, cómic realizado en 24 horas por Scott “Zot” McLoud es un derroche de diabólico buen hacer, positiva demencia y saludable imaginación insana. Y Suburban Autopsies, con ese guión que parece redactado por William Burroughs en pleno síndrome de abstinencia es descojonantemente inclasificable.

Además de propina nos encontramos con un dibujo de Moebius, que muestra al, por entonces, recientemente fallecido Klaus Kinski ( a quien se dedica el tomo) caracterizado como Jack El destripador y, si teneis suerte, un encarte para pedir números atrasados ilustrado, nada menos, que por Stephen Bissette y Michael Zulli.


Del resto, mejor callar. O mejor aún, preguntarnos ¿Realmente sus autores pensaban que estaban haciendo algo aceptable?

Y con este retórico interrogante existencial de respuesta indiscutiblemente negativa, me despido hasta la próxima semana, donde os espera TABOO 6: TERROR EN SERIE

By El Lector Furioso

martes, 30 de septiembre de 2014

Mis lecturas del mes (Septiembre II)

Bueno, continúo con mis reseñas express de los cómics que me he leído este mes que está a punto de finalizar.

Frank Miller's Robocop


Llevaba tiempo detrás de este recopilatorio que editó Aleta. se unen dos factores que me hacían este tomo muy atractivo; por un lado me encanta el personaje de Robocop, por otro Frank Miller. Esta era la oportunidad de leer lo que originalmente tenía planeado Miller para la secuela original de Robocop, cuya versión cinematográfica fue decepcionante (aunque personalmente no me parece tan mala como otras películas). Aunque, básicamente, no es un cómic guionizado por Miller, sí que se nota su mano en algunos aspectos, además, aunque no estamos frente a un cómic excepcional, si que es realmente entretenido y divertido.

El dibujo me ha parecido muy correcto, aunque lo único que me choca a veces es su falta de onomatopeyas. No hacen falta durante gran parte del cómic, pero en otros momentos se agradecerían un par. En resumen, un buen cómic muy entretenido aunque su edición es muy mejorable, no solamente por la falta de extras que más de uno me ha comentado, sino porque hay algunas páginas un poco defectuosas ya que algunas páginas aparecían con una impresión un poco borrosa. He mirado un par de números y tenían las mismas páginas igual, así que tiene pinta que era un defecto de la tirada. En fin, ajo y agua.

Robocop: Last Stand


Y seguimos con más Robocop de Miller. Supuestamente este es el guión adaptado de la tercera parte. Esta vez nos encontramos con una miniserie de 8 números para mi gusto mucho más floja que la anterior, pero igualmente entretenida. Nunca he visto, ni he querido ver, Robocop 3, pero con esto me basta y me sobra. 

Para ser un supuesto punto y final del policía de acero es un poco cutrecillo e insípido. Sin duda me quedo con la anterior miniserie (la comentada arriba) me ha causado una mejor sensación, sin embargo Last Stand (o Último Asalto) es un buen cómic para leer y entretenerse. Eso si, dudo mucho que lo relea en un futuro cercano.

Normalman (1-2)


Otro de los cómics independientes ochenteros que ha rebuscado El Lector Furioso y me lo dejó nada más leerse estos números. Cuenta las aventuras de un hombre totalmente normal en un mundo de superhéroes contando con un tono irónico y de comedia muy light, recordándome en ocasiones a las parodias "What The...?" que hacían los de Marvel. Sin embargo, salvo por un par de cosas que me arrancaron unas cuantas risas, el resto lo veo bastante insulso y sin mucha más chicha.

Me ha dicho El Lector Furioso que la serie no es que remonte precisamente, sino que llega a resultar más bien un poco aburrida. Dicho esto, no se si le pediré el resto de números. El planteamiento era gracioso, pero hay que saber llevarlo.

Genshiken Nidaime (099-103)


Hace tiempo que quería comentar un poco el qué iba opinando de esta secuela pero nunca me había puesto a escribir. Solo quiero decir que menuda mierda está haciendo Kio Shimoku con esta serie. prácticamente la ha convertido en una serie Harem de esas que tanto comentaban en la primera parte. Por un lado está Madarame que lo han convertido en un picha brava por el que más de un personaje femenino de la serie suspira, y no solo femenino, sino que el "travesti" del grupo, Hato, ahora también parece que empieza a sentir algo por él. Por otro lado, el grupo de Fujoshis quieren liar a una de las nuevas con el susodicho Hato, cuya sexualidad está ahí en el aire. ¿Es hetero o gay? La verdad, no me importa, pero sí me importa que un personaje que me gustaba tanto como es Madarame, sea una parodia de sí mismo. Y realmente la serie remonta cuando sale él, porque los personajes nuevos no pueden tener menos carisma. Son aburridos a más no poder y las dos Fujoshis Yoshitake y Yajima (sobre todo la primera), me caen como una patada en los cojones.

Realmente no entiendo la intención del autor con esta secuela, quizás tenga más éxito, pero, para mi gusto es muchísimo menor. Sin embargo, de vez en cuando uno se encuentra con capítulos como el de la conversación/borrachera de Madarame y Kugayama, que es un capítulo que me ha resultado muy divertido, como en los viejos tiempos.

X-Men: Advenimiento (y X-Force 27-30)


Al final, me ha dado tiempo a leerme Advenimiento (y de paso terminarme X-Force), tercera parte y conclusión de la saga que comenzó con "Complejo de Mesías". La verdad sea dicha, y es que me ha pasado como me ocurrió con "Complejo de Mesías", es decir, me ha enganchado muchísimo, manteniéndome en vilo durante toda la saga. No es el mejor corssover mutante, pero si uno bastante bueno para mi gusto.

En algunos momentos ha sido una auténtica montaña rusa, no paraban de suceder cosas y ha tenido grandes dosis de acción y momentos bastante traumáticos. Pero vamos, en resumen, ha sido una lectura muy amena y entretenida, quizás cuando esté entera en tomo me termine pillando toda esta etapa porque la verdad es que me gustaría releérmela tranquilamente (ahora parece que tuviese prisa por habérmela leído, porque he devorado toda la etapa XD).

En cuanto a X-Force, los números 27-29 eran parte de Advenimiento y solo era el 30 (La miniserie Sexo + Violencia) el único que iba con una historia aparte, que dicho sea de paso me ha parecido genial, dibujada por el increíble Gabriele Dell'Otto y protagonizada por Lobezno y Dominó. Con esos elementos, era raro que saliese algo malo :D

Me ha molado esto de volver a leer cosillas de los mutantes. Rebuscaré por si hay alguna saga que me haya perdido.

¡Nos leemos!

TABOO 5: Historias Para No "Mimir"

¡Buenas! Antes de nada disculparme por poner esta entrada con retraso, pero como fue fiesta local aquí ni El Lector Furioso ni yo tuvimos acceso a ningún ordenador, aun así a pesar del día de retraso, empezamos con la 5ª entrega de Taboo. Disfrutadlo :)


¿Qué puedo comentar sobre un número que comienza con un lúcido ensayo sobre cómo la violencia tiene carta blanca en los medios americanos, mientras que el sexo es visto como algo tabú; y que continúa con una historia perturbadora de veras sobre la tristemente célebre Dalia Negra?

¡Pues eso son solo las primeras páginas! From Hell sigue molando, aunque el futuro Jack El Destripador se marca un monólogo interminable que eleva el coñazo y el disparate a proporciones épicas (yo no sé como Netley no se arroja al Támesis en busca de una liberadora muerte). Y se añaden dos series nuevas: la en principio excelente y prometedora The lost girls que demasiado pronto dilapidó el atractivo de su propuesta y los excelentes dibujos de Melinda Gebbie (a los que por cierto, les sienta estupendamente el papel satinado) despeñándose por el abismo de la escandalosa falta de más idea que no sea la machacona y repetitiva perversión de los cuentos clásicos que le sirven de base (Peter Pan, Alicia en el Pais de las maravillas y El Mago de Oz).


La segunda de las nuevas series, Through the habitrails, es infinitamente más lograda aunque haga menos ruido y sea menos aparente. En la línea de Daniel Clowes o Charles Burns (cuando ambos eran valiosos y no se había convertido el primero en un patético imitador del ya de por sí patético Chris Ware, y no se había abandonado, el segundo, a ese refrito de sus grandes éxitos que son Tóxico y La colmena).


Uno se sorprende pensando como el desaparecido Josep María Berenguer no importó esta serie para las páginas de la revista El Víbora. Una sucesión kaffkiana, desordenada, bizarra y cachonda de retazos semiautobiográficos de su autor, el desconocido Jeff Nicholson, mientras trabajaba en un periódico protagonizada por extraños personajes sin boca rodeados, en un entorno laboral alienante y alienígena, de hámster empáticos que absorben, hasta la locura, las neurosis de los trabajadores. Humor y desesperación a partes iguales en una combinación muy atractiva y plenamente conseguida. Otro gran tanto a favor de Taboo.


Y si Baby´s on fire es simplemente tonta y divertida, la adaptación que Michael Zulli hace del relato de Ramsey Campbel Again, es uno de los trabajos más poderosos, espeluznantes y pesadillescos (o tal vez el que más) de los publicados en la revista hasta la fecha. Una aproximación malsana, sexual, pegajosa, morbosa al tema de las casas embrujadas, del que éste es, sin duda, uno de sus mejores, más redondos, exponentes. Ideal para leer antes de dormir.

Y la semana que viene, uno de los números más bizarros, TABOO SPECIAL: HUMOR IN A YUGULAR VEIN.

By El Lector furioso

jueves, 25 de septiembre de 2014

Fin del anime de Hunter X Hunter

 
Este pasado martes se le dio carpetazo final al anime de Hunter X Hunter, adaptación que finalmente ha durado 148 capítulos adaptando los 32 tomos del manga que hay por el momento.

No puedo decir nada más que cosas buenas de esta adaptación y es que Madhouse ha hecho un trabajo enorme con este anime que ha sido muy fiel al manga original de Yoshihiro Togashi sin apenas rellenos, lo que ha hecho la serie hiper fluida, salvo en contados aspectos como en la batalla final contra las hormigas quimeras, en el que el tiempo fluía de forma más lenta, pero hay que decir que en el manga era igual (y desesperante en algunos momentos XD).


Tengo que decir que cuando empezó el anime, hace ya casi 4 años, empecé a verla sin muchas ganas; con tantos parones que había sufrido el manga, perdí el interés casi completamente por esta serie, además, no me explicaba el por qué de un remake desde cero cuando el anime de 1999 junto con sus ovas era bastante bueno. Sin embargo, cuando me bajé los dos primeros episodios empecé a recordar el por qué me gusta tantísimo esta serie, siguiéndola semana tras semana hasta este pasado martes.


En cuanto a la banda sonora, la verdad es que me ha gustado también mucho, pero es verdad que al principio tardé un poco en acostumbrarme. Una cosa en concreto que me ha gustado mucho es que hayan conservado el mismo opening durante toda la serie (salvo por cambios de imágenes y cambios de estrofas). Eso me recuerda mucho a las series que había anteriormente. Sin ir más lejos Yu Yu Hakusho tuvo el mismo opening durante sus 112 capítulos y otras series como Mazinger Z mantuvieron su opening durante toda su emisión. En cuanto a los endings, si que han cambiado más, contando con grupos como Galneryus en su segundo ending (que es el que más me gusta).


Si hay que ponerle alguna pega, la cual es mínima, es que en el primer episodio, inexplicablemente se saltasen el encuentro de Gon con Kite, algo que bien adaptarían después, pero que explicaba la motivación principal de Gon para convertirse en Hunter, el descubrir que Ging, su padre, estaba vivo y era un Hunter. Por otro lado, ha habido dos capítulos resumen (si no recuerdo mal, el 26 y el 52, justo a final de temporada), pero tampoco llegan a molestar demasiado.


Aunque esas pegas anteriormente mencionadas quedan en nada cuando por fin hemos podido ver animada la saga de las Hormigas Quimeras, una de mis sagas favoritas junto con la de Yorkshin (o Yorknew), además creo que el anime se ha quedado en un punto genial, concluyendo una etapa en la que muchos coincidimos que debió ser el final de la serie. Quedan algunos flecos por resolver, pero al menos no estaríamos sufriendo tantísimos parones en el manga.


Aun queda un mundo por descubrir, pero las primeras grandes sagas de Hunter X Hunter han terminado por el momento en anime. Ojalá que Yoshihiro Togashi se recupere o haya alguna manera de terminar el manga y pueda continuar en un futuro no muy lejano de adaptarse en anime.

Por último, viendo que hace poco también adaptaron al anime Level E de forma tan genial, podrían hacer un remake sin relleno de Yu Yu Hakusho, quizás mi obra favorita de este autor.

Se echará de menos ver a Gon, Killua, Kurapika, Leorio y compañía, pero al menos uno se queda con la satisfacción de haber disfrutado mucho con esta serie y me quedo un gran sabor de boca.


Lo mejor: El poder haber visto adaptado todo el manga del tirón sin relleno hasta el punto de inflexión en el tomo 32
Lo peor: que los continuos parones del manga dejen un futuro incierto de lo que deparará a esta serie.

¡Nos leemos!